Fito

YO SEGUIRÉ MIRANDO AL CIELO, TÚ NUNCA QUISISTE VOLAR...

miércoles, 30 de junio de 2010

LUZ

Yo sabía que ellos se habían puesto a especular, pero no les presté atención. Yo estaba mirando al rostro más hermoso del mundo. La sentía caliente entre mis brazos, recordándome el momento en el que la oscuridad casi me había vencido, cuando no quedaba nada en el mundo a lo que aferrarse. Nada lo suficientemente fuerte que me empujara a salir de aquella oscuridad que me aplastaba. El momento en que pensé en Reneesme y encontré algo que nunca dejaría ir.

-Yo también te recuerdo- le dije en voz baja.

Me pareció de lo más natural inclinarme y presionar los labios contra su frente. Olía de maravilla. El aroma de su piel me dejó ardiendo la garganta, pero fue fácil de ignorar. Nada me quitaría la alegría de ese momento, porque Reneesme era real y al fin y al cabo la conocía. Ella era la misma por la cual yo había luchado desde el principio. Mi pequeña pateadora, aquella que había amado desde que estaba en mi interior. La mitad de Edward, perfecta y adorable. Y mitad mía también, lo que, sorprendentemente, la hacía algo mejor y no peor.

[Amanecer]