Fito

YO SEGUIRÉ MIRANDO AL CIELO, TÚ NUNCA QUISISTE VOLAR...

miércoles, 25 de agosto de 2010

Respeto a la cordura y no comparto su criterio

Cada día es un sabor de boca diferente.
Cada momento es inevitable, y escribir en estos momentos lo veo algo necesario.

Hoy me veo diferente a ayer, y mañana aún más. La cuestión es que el cambio es absolutamente profundo y distinto. En el presente me veo madura, en el pasado era una niña y en el futuro seguiré siendo otra niña, porque mañana será pasado. A fin de cuentas, lo que importa es el hoy, ¿no?

Es curioso, también me siento estúpida.

Últimamente retomo distancias con personas que estuvieron en esa mala época que todos hemos tenido, tenemos o tendremos alguna vez. Época en la que era aun más estúpida, si cabe. Y, en el fondo, es como si me volviera a poner nerviosa, como si removiera algo y retrocediera en el tiempo. Hablo con personas que decidieron desaparecer de parte de mi existencia durante un tiempo, para volverse a quedar la relación en stand by. Pero eso no quita que deje de ser interesante... Siempre me ha gustado recordar.
Tengo tantos frentes (historias) abiertos, que me siento especial en cierto modo.


Y hoy más aún, ha llegado mi madre y mi hermano a casa y al abrir la puerta he sentido un ambiente tan familiar y que extrañaba tanto, que no puede acabar mejor el día.


Además, esta tarde me he reído mucho cuando alguien muy especial me ha recordado algo:
Clara: - Mira estoy aprendiendo a escribir.
Ale: - Muy bien, pero en silencio.

Queda poco para comenzar las clases (bueno, algo más de un mes), pero eso es menos que cuando empezaron las vacaciones. Y no tengo nada de ganas, aunque al recordar estas cosas iría mañana mismo. Al menos, siempre nos quedará eso, ¿verdad?
A parte, tengo ganas de ver qué pasa...


Ofú!! ¡Qué ganas tenía de escribir! Ahora sí que me siento como en casa...



Sólo puedo añadir: Esperando tu carta...

viernes, 20 de agosto de 2010

La elegancia del erizo

Si se teme el mañana es porque no se sabe construir el presente, uno se dice a sí mismo que podrá hacerlo mañana y entonces ya está perdido porque el mañana siempre termina por convertirse en el hoy.

Anoche vi la película, y me impactó el final. Aun voy por la mitad del libro y bueno, no sé si hubiera sido mejor esperar para verla. Pero el momento era tan perfecto en mi cabeza que ni siquiera estoy segura de que eso realmente importe. No teníamos nada que perder (Zahara).

Últimamente (¿siempre?) mi cabeza da demasiadas vueltas a mucho y a nada. Sobre todo cuando intento hacer otra cosa que requiere concentración y me invaden palabras, gestos, miradas, hechos, personas. Pero sí, ahora sí, siempre termina convirtiéndose en un círculo cerrado y vicioso. La muerte, y tú. Todo me evoca eso, como anoche. Y siempre la misma pregunta ¿Dónde estás? Pienso tanto en ti, y mañana hace seis meses. Me duele que pase el tiempo, pero en cierto modo, es algo que agradezco.


domingo, 15 de agosto de 2010

De vuelta


E

Agradece tu capacidad
de escuchar
los mensajes
de la vida y de tu espacio.
Anímate a fluir
por el camino de la felicidad.

A

Inventa un lago en tu casa.
Llena un recipiente de cristal
con agua coloreada de azul.
Recuerda que el agua
simboliza la prosperidad
en tu hogar y en tu vida.





2 de Agosto a 13 de Agosto de 2010


Estar enamorado es obtener desprecio por gemidos, miradas coquetas por suspiros amargos que proceden del corazón, un débil instante de gozo por veinte noches en vela, rebosantes de cansancio y aburrimiento. Si por suerte se consigue lo deseado, puede sobrevenir la desgracia; y si se pierde, lo que se logra es un esfuerzo trabajoso. En cualquiera de los casos, no pasa de ser una locura alcanzada con agudeza o una agudeza vencida por la locura.

LOS DOS HIDALGOS DE VERONA, I,1

(La noche de la tempestad, César Vidal)